Técnicas para hablar en público y conseguir atraer a tu audiencia


¿Hablas para ti o para tu público? Mantener atento a todo un auditorio es fácil cuando se utilizan los recursos adecuados como la oratoria, las imágenes, las asociaciones inconscientes, la empatía y, sobre todo, y lo más importante: ser uno mismo.

La primera vez que ofrecí una presentación me caí por las escaleras cuando me dirigía a la tarima y la segunda no fue mejor; respiré tan hondo antes de comenzar, cuando el micrófono estaba ya conectado, que todo el auditorio rió a carcajadas. ¿Cómo salir de estas situaciones o no permitir que te traumaticen en una sociedad en la que la imagen está sobrevalorada? La respuesta es simple: con naturalidad. También ayudan una multitud de recursos que están al alcance del orador para que todos los que escuchan entiendan y hasta participen con el que, en un principio, está ahí para explicarles en solitario.

público

Lo primero que hay que comprender antes de afrontar el reto de ofrecer una presentación es que todos somos seres humanos y utilizarlo a nuestro favor, porque uno también lo es. Lo segundo es plantearse si el auditorio que nos escuchará sabe más del tema que nosotros. Obviamente no, de lo contrario no asistirían, de modo que éste es otro factor positivo, pues acuden a nosotros para aprender; algo que les permite tener una actitud abierta. Estas ventajas ayudan a que, por muy pintoresca que sea nuestra entrada, como la descrita al comienzo, jamás tendremos un público más dispuesto a escuchar; mucho más si les hemos hecho reír con nuestra caída o nuestra ansiosa respiración. De hecho, si comprendemos que nosotros no somos los importantes, sino aquello que contamos y quiénes nos escuchan, si nos paramos a conocer de antemano quiénes son, lo que les interesa y por qué están ahí, finalmente dejaremos de ser los protagonistas y lo será la ponencia que hemos preparado previamente.

Si la persona que se cae por las escaleras al dirigirse a la tarima para hablar o la que respira profundamente ante un micrófono conectado pudiera recuperar la compostura, reírse de sí mismo y comenzar a hablar, ¿qué pensaríamos de ella? Seguramente, que es alguien seguro de sí mismo y de sus conocimientos. Normalmente es así, pero también cuenta el hecho de que el conferenciante haya utilizado las muchas técnicas que existen en la actualidad no solo para preparar esa presentación sino para utilizarlas en vivo y en directo mientras habla. Es,o y que comprende que todos somos humanos y, en vez de avergonzarse, se ríe y utiliza esos fallos en su beneficio; algo que también se aprende, por ejemplo, en oratoria y modulación de la voz.

Así es que tanto el que ofrece la presentación como el que la solicita debería considerar todas las herramientas existentes como un recurso necesario en un mundo globalmente comunicado, en el que saber trasmitir conectando con la audiencia es ya casi una obligación en todos los trabajos.

Por eso, ahí van algunos recursos y consejos que pueden ayudar a darnos seguridad al hablar y a mejorar nuestras presentaciones:

Recursos y técnicas para hablar en público

  • Repasa el Storyboard: conjunto de dibujos o bocetos que se muestran en secuencia y orden correcto respecto de las ideas que queremos transmitir en una presentación. Es útil porque, gracias a una visión amplia de toda la historia, podemos comprobar que el patrón estructural elegido se adapta bien a nuestra historia. Cuando hablamos de patrón estructural, nos referimos a si la historia la vamos a contar de forma cronológica o por el contrario vamos a utilizar la clásica “introducción”, “desarrollo” y “desenlace”. Otras alternativas serían las estructuras “espaciales” (la historia de nuestra presentación se estructura en función de los lugares en los que se genera) y las estructuras “temáticas” (muy utilizadas en el mundo de la formación y la divulgación y que dividen la idea a transmitir en unidades lógicas o temas que entre si no tienen una relación directa, pero si indirecta mediante un hilo conductor).
  • Enseña con la vista: una imagen se entiende de modo simultáneo y global, ya que todas sus partes se perciben como un todo y se procesan a la vez.

sorprendida

Además de ser más directas, las imágenes impactan a nivel emocional de un modo que es difícil de lograr mediante la palabra (salvo que seamos excelentes oradores); con lo que se produce la conexión inmediata con el auditorio. Para la mayoría de los presentadores, una buena imagen ayudará a establecer una conexión emocional con su audiencia, algo imposible de lograr solo con la exposición de datos. Y aquí aportamos  toda una serie de recursos que, con la formación adecuada, nos serán de gran utilidad:

  • Animaciones y transiciones que enriquezcan nuestra presentación.
  • Imágenes de películas cortadas y editadas con los programas adecuados para utilizarlas como ejemplos gráficos.
  • Asociaciones inconscientes con fotografías o tipografías que hemos seleccionado previamente para llamar la atención del auditorio.
  • Aprender el lenguaje de marketing y comunicación de los anuncios de televisión.

Con estos recursos, una vez que se sabe lo que se va a decir y cómo decirlo, ¿qué puede pasar? ¿Caerse? ¿Respirar profundo? ¿Quedarse en blanco? No importa, si esto sucede utilízalo, utilízalo todo cuando ofrezcas una presentación en directo o a través de una vídeo conferencia porque estás ante seres humanos que sienten y padecen igual que tú y, lo más importante, están dispuestos a escucharte.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete (¡Es gratis! ;))

¿Te ha gustado? ¡Sé sociable y compártelo! 😉
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un pensamiento en “Técnicas para hablar en público y conseguir atraer a tu audiencia

  1. Pingback: Enseñar a escribir, a leer, a vivir: Día del libro 2017 | Lolita Pasión

Deja un comentario