Más de dos tercios de las empresas españolas no forma a sus empleados


Solo el 31,1% de las empresas españolas realizó formación interna durante el año 2012, lo que dista mucho de ser una cifra ideal. Unas veces por desconocimiento, otras por no tener trazado un plan de formación a la medida de sus necesidades, pero la realidad es que más de dos tercios de las empresas del país no forma a sus empleados, lo que supone una desventaja frente a sus competidores.

Sigue leyendo

¿Eres una pyme? No renuncies a una buena política de comunicación


Tiempos atrás (menos de 10 años en esta época en que todo evoluciona a velocidad de vértigo es una eternidad) sólo las grandes empresas, los partidos políticos y las instituciones podían permitirse contar con un gabinete de comunicación que controlara la imagen pública de la organización y tratara de dar a conocer sus bondades a través de los medios de comunicación.

Hoy en día, desde que Mark Zuckerberg en 2004 abriera el melón con la invención de Facebook, las redes sociales han democratizado la comunicación, de tal forma que las pequeñas empresas también pueden aspirar a obtener repercusión mediática y de esta manera aumentar su volumen de facturación.  Y es aquí donde una buena política de comunicación, sea en medios de comunicación tradicionales o en redes sociales,  puede ser clave para que tu pequeña empresa no naufrague en medio del temporal de la crisis. Sigue leyendo

SocialMedia ESETEC, formación específica en redes sociales


SocialMedia ESETEC, es un proyecto que nace para dar respuesta a la demanda existente en materia de formación específica de redes sociales o plataformas colaborativas con el objeto de capacitar a profesionales y empresas para el correcto uso de las mismas como herramienta de comunicación.

Sigue leyendo

La formación aplicada al puesto de trabajo


Es indudable que los actuales tiempos de cambio permanente nos exigen formación y actualización continua para garantizar y mejorar nuestra competitividad profesional ante las modificaciones legislativas, técnicas, procedimentales o de cualquier tipo en nuestro entorno laboral.

Sin embargo, muchas veces es complicado atender y compatibilizar las obligaciones laborales, familiares, actividades personales, sociales, urgencias, imprevistos… lo que limita nuestra disponibilidad temporal.

En otras ocasiones, no siempre precisamos una formación de base, sino actualizarnos, reciclarnos, en las novedades o cambios concretos que afectan a nuestro trabajo, dismimuyendo significativamente la duración de las acciones de capacitación.

A ello se suma la realidad de las personas que finalizan los estudios reglados y quieren incorporarse al mundo laboral aportando conocimientos e ilusión, pero careciendo de la dimensión práctica que marca la diferencia en el desempeño profesional.

Sigue leyendo