La formación, imprescindible para el autónomo


Ser autónomo es el camino que emprenden muchos profesionales pero, ¿cuáles son sus necesidades una vez que se enfrentan solos a su día a día laboral?

camino

Contratar a otros no siempre es una opción ni para los que empiezan ni para los que tratan de avanzar en sus carreras y ganarse la confianza de aquellos a los que ofrecen sus servicios. Lo cierto es que no es un camino fácil pero la buena noticia es que cuentan con la formación continua, muchas veces gratuita, que ofrecen la Administración central y los distintos programas de la Unión Europea. Porque se trata de una inversión que aunque signifique, si se lleva a cabo fuera de estas opciones, un desembolso económico, el autónomo comprende que ser su propio jefe implica no solo apoyarse en sus propias cualidades sino también adquirir otras nuevas que le permitan nacer, afianzarse y crecer, pues él es el beneficiario del fruto de su trabajo.

Y es que Canarias lideró el crecimiento de autónomos en el sector industrial al cierre de 2014, según los datos de afiliación a la Seguridad Social publicados por el Ministerio de Empleo y que corresponden al último mes del año. Así es que a la hora de iniciar su trabajo tres son los ámbitos en los que, sea cuál sea su especialidad profesional, un trabajador autónomo necesita conocimientos específicos. La facturación, las nuevas tecnologías y la comunicación son vitales para el buen funcionamiento de cualquier empresa y no siempre se conocen las especificidades que requieren su buen uso, y muchas veces, se conocen demasiado tarde sus ventajas y los prejuicios de su mal uso.

freelance

Un ejemplo sencillo está relacionado con el uso de internet, mucho más que necesario en la actualidad para cualquier empresa o autónomo; ya sea para mantener correspondencia vía mail con sus clientes o ya sea para ofrecer sus servicios al público a través de una web propia o, incluso, para darse a conocer a través de las diferentes redes sociales y/o profesionales. Algo tan sencillo puede complicarse cuando pasas de realizar el uso personal al profesional, ya que existen una serie de leyes y condicionamientos tanto en el uso de imágenes, por ejemplo, como en la manera en la que ofreces tus servicios. La AEPD impone multas a pequeñas y medianas empresas por no informar adecuadamente sobre el uso que hacen de las cookies en su web e, incluso, existen una serie de actividades que las empresas y los autónomos realizan diariamente en internet que son ilegales. Para trabajar como autónomos es bueno conocer, asesorarse e informarse sobre cómo realizar las actividades profesionales dentro y fuera de la red.

Las novedades fiscales y los modelos de facturación según la actividad económica de cada autónomo son otros de los grandes dolores de cabeza para estos profesionales. A partir del 1 de enero de 2015 los empresarios y autónomos se encuentran con una Reforma Fiscal que, según el Gobierno, trata de incrementar el número de contribuyentes y, sobre todo, el de ingresos. Por eso, es conveniente mantener una actividad administrativa constante en los quehaceres diarios del autónomo, tanto si se cuenta con un asesor como si se opta por llevar la propia contabilidad. En este último caso, los beneficios de formarse en este sentido son más que notables si se tienen en cuenta las multas fiscales que habrían de enfrentarse después.

Nuevas tecnologíasIgualmente, es importante contar con conocimientos de comunicación y marketing, ya que ser autónomo requiere del doble o el triple de habilidades sociales y de los suficientes conocimientos para la adecuada promoción de nuestra actividad profesional; sobre todo porque ser visible y ofrecer adecuadamente nuestros servicios en un mercado competitivo puede marcar la diferencia entre llegar o no a fin de mes. También han de tenerse en cuenta las herramientas al alcance de los profesionales para mejorar sus capacidades de comunicación y aquellas que nos ayudan a consolidar nuestra propia confianza y la de aquellos a los que ofrecemos nuestros servicios.

Los conocimientos adquiridos en comunicación, facturación, administración y las peculiaridades del uso de las nuevas tecnologías aplicadas a la empresa garantizan que la actividad profesional hacia la que orienta su trabajo el autónomo tenga una vida a corto, medio y largo plazo así es que, ¿cuál será la próxima inversión que realices en ti?

Si te ha gustado este artículo, suscríbete (¡Es gratis! ;))

¿Te ha gustado? ¡Sé sociable y compártelo! 😉
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario