La vuelta al cole… y a los retos profesionales


Tradicionalmente, septiembre se caracteriza por dos aspectos fundamentales: el final de las vacaciones y el comienzo del curso escolar, ambos acompañados del llamado síndrome postvacacional, con cierta dosis de depresión motivada por el retorno a las obligaciones, horarios y normas.formación

Sin embargo, uno de los grandes valores de este mes radica en los buenos propósitos de nuevos proyectos que, frecuentemente, incluyen la realización de cursos o estudios. Más que nunca, en el actual entorno económico y laboral adverso, la formación se convierte en nuestro mejor aliado para afrontar un contexto cada vez más exigente, con continuos y novedosos retos profesionales. Para ello, debemos aspirar a una cualificación polivalente y actualizada, basada en un proceso de formación continua durante toda la vida laboral.

Esta tarea hay que abordarla con visión positiva y optimista, como un desafío personal para nuestro crecimiento y mejora profesional; se trata de una experiencia gratificante de aprendizaje que nos ayuda a ganar competitividad y mejorar nuestro desarrollo, a la vez que el posicionamiento en la casilla de salida frente al resto de competidores que conforman el mercado laboral. Sigue leyendo